Allá entre los años 1998 y 2000, cuando Internet comenzaba a difundirse en Argentina, nos encontrábamos con publicidades extremadamente invasivas: ventanas que saltaban frente a nuestros ojos, ventanas que simulaban ser de Windoes, pero titilaban (intercalando el