Hace un rato llegué de Rosario. Veníamos en el colectivo, en los asientos de atrás de todo, con el bus lleno. En eso hace la primera curva, y grande fue mi sorpresa cuando empieza a caer el