“Los derechos de uno terminan donde empiezan los derechos del otro”. Eso me lo enseñaron en la escuela primaria, y es uno de los principios que más me quedaron de esa etapa. Creo que es algo básico.