Un comunicador sin plan es como un barco a la deriva: tal vez llegue a algún lugar en algún momento, pero tardará mucho tiempo, y puede que nunca toque la costa. Por eso es fundamental saber cómo