La computadora de escritorio siempre tuvo una gran ventaja sobre las notebook o sobre las consolas de juegos: la posibilidad de mejorarlas comprando una parte nueva, o arreglarla simplemente cambiando la pieza defectuosa. Cada vez más, los