Muchos dijeron que no era Lost, o que si lo era… Pero nadie pensó que podía ser Destino Final (Final Destination). Me refiero al controvertido vuelo Air France 447, que se precipitó al océano el pasado 31