Hace una o dos semanas me llegó por Formspring una pregunta un tanto rara: I’ve just lost The Game… Cuánto llevabas hasta que te hice perder? No entendí qué carajo era eso, hasta que me mandaron otra