Le preguntan al conddenado a muerte qué modo de ejecución prefiere. -Quiero morir de SIDA. -Concedido. Dos médicos llegan hasta la prisión e inyectan el virus del HIV en las venas del condenado. Mientras lo están inyectando,