Greenpeace exige esta prohibición, para la que ya se ha establecido una fecha en Canadá, Australia, Irlanda, Cuba, Nicaragua y Venezuela. El reemplazo de estas lámparas permitiría un ahorro de un total de energía similar al producido