Ayer, viernes fui a ver Fresa y Chocolate, una genial obra teatral cubana, protagonizada por quién fuera su intérprete original en la versión estrenada en La Habana, Antonio Arroyo (Diego), y por Damian Albariño (David). La historia