Recién me llegaba un mail de un Direct Message (mensaje directo) de Twitter. Solo de verlo ya me pareció sospechoso, puesto que el acortador de URLs no era el habitual del servicio de microblogging. Solo por las