En cuanto a la privacidad, ya no existe. La hemos sacrificado a la causa de la conveniencia; es nuestra ofrenda en llamas al Señor Electrón. Los detalles digitalizados de tu existencia son de dominio público, están disponibles