Si vendés un producto (tanto físico como digital) o brindás un servicio, es muy probable que a tu negocio le sirva implementar una solución de eCommerce, es decir, tener la posibilidad de vender directamente desde el sitio