De chiquito me encantaba dibujar, y durante mucho tiempo pensé que esa podría ser la actividad de la que iba a vivir. Después me dí cuenta de que no tengo tanto talento como me hubiera gustado (lo