Después de cierto tiempo de llevar tu blog, es posible llegar a aquel punto inesperado en el cual las ideas parecen escabullirse, la fuente de inspiración se ha secado, los posts escasean y no necesariamente por no