El viaje al banco para pagar cuentas, hacer un trámite, sacar un crédito, o lo que sea, suele ser muy traumático. Horas de filas interminables, ruidos por doquier, imposibilidad de usar el celular, la posibilidad de que