Hacé lo que te hace feliz

Sisi, hace un montón que no escribo nada. Últimamente paso mucho tiempo estudiando y otro tanto en la facultad, tanto cursando como militando, por lo que no encuentro momentos para ponerme a escribir tanto como me gustaría. Pero bueno, aca estoy.

Anteayer estaba dando vueltas por la facultad y me encontré con un amigo de la secundaria. En realidad, fue conmigo en 7º y 8º grado (cuando aún estaba el maldito polimodal), durante los dos años que viví en Casilda. Ya me lo había cruzado un par de veces por la facu, pero siempre hablamos sólo unos instantes, con promesas de juntarnos un día a charlar largo y tendido e ir a tomar algo, o salir de joda, que yo los visite en Casilda y etcéteras varios. Pero esta vez nos arrimamos a una mesa del bar de la facu y estuvimos charlando más de una hora.

Cuando nos encontramos me dice que está con problemas no sólo académicos: no sabía qué hacer de su vida, o, más específicamente, de su carrera. Vale aclarar: el estudia Relaciones Internacionales, y hay varias salidas de esa carrera. «Hay un curso de comercio internacional», me cuenta. «¿Y a vos te gusta eso?», le pregunto, a lo que me responde algo como: «No, pero en eso se gana plata: capaz que en un laburo me toman por haber hecho ese curso, no por leer a Feuerbach». «Bueno, a mí me parece que tenés que hacer lo que te gusta, pero sí eso pensás vos…».

Seguimos charlando, un buen rato (como les decía, más de una hora), de temas varios, como política, filosofía, la vida, salidas, y cosas así. Entre todo lo que me dijo, me contó que le gustaba enseñar, por lo que le conté de mi experiencia dando clases especiales (estilo seminarios) en una secundaria de acá (Chañar Ladeado) y seguimos hablando de otras cosas.

Cuando estaba yendome me dice que le parecía que podría ir al otro día para ver de «hacer las pedagógicas» en la facultad de Humanidades. Mi respuesta fue simple: «Hacelo. Si es lo que te hace feliz, hacelo».

Seguiiiimos charlando, y cuando me fuí me dice «Voy a tomar tu consejo, mañana voy a ver para hacer las pedagógicas».

Listo, terminó el relato. Ahora, una pequeña reflexión:
Hacé lo que te hace feliz. No lo que te da plata, no lo que hay trabajo: hacé lo que te gusta, lo que te hace feliz, lo que realmente querés hacer.

Comments
  1. Tut

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*