El SIDA no es chiste

Le preguntan al conddenado a muerte qué modo de ejecución prefiere.
-Quiero morir de SIDA.
-Concedido.
Dos médicos llegan hasta la prisión e inyectan el virus del HIV en las venas del condenado. Mientras lo están inyectando, el gallego se ríe sin poder parar.
-¡Pero hombre! ¿Como se ríe usted de esta manera? ¡Le estamos inyectando el SIDA!
-¡Jajajaja! ¡Es que tengo puesto un forro! ¡Jajaja!

Bueno, ahora vamos a lo serio. El SIDA se contagia, por varias formas; el sexo sin protección es una de ellas. Por lo tanto, insisto en que siempre hay que usar preservativo. Además es uno de los métodos que pueden evitar un embarazo no deseado. Eso si, siempre hay que usarlo bien, y no como en este caso:

Dos tipos se levantan en un baile a un par de minas increibles. Las llevan a la casa de uno, y cuando están en el momento justo, las minas les dicen que se pongan un preservativo.
-¿Esta gomita? ¿Y donde me la tengo que poner?
-Es imprescindible que se las pongan en el pene, porque sino podemos quedar embarazadas.
Los tipos se ponen los preservativos, y van a lo suyo, más que contentos.
A la semana se encuentran y uno le dice al otro:
-Che, por mí se pueden quedar preñadas las minas estas, yo hace tres días que no puedo mear por la gomita esta, ¡yo me la saco!

Así que ya saben, usen preservativo, y usenlo bien. Puede salvarlos de muchas cosas.

Y no escuchen a esos que dicen que no sirve.

Comments
  1. Marta Repupilli

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*