Desapareció una noche

El viernes estuve en Rosario y fuí al cine (soy un cine adicto) con unos amigos. No nos decidíamos y una chica dijo “Vamos a ver Desapareció una noche que mis viejos dijeron que te cagas todo”.

Desapareció una noche

¿Dónde estaba el miedo? Todavía no lo encontramos, pero bueno, disfrutamos de una película interesante.

El nombre en inglés de la peli es “Gone baby Gone“, o sea, la “traducción” al castellano no tiene nada que ver, como suele pasar, al menos en Argentina. Es el debut de Ben Affleck como director, y la verdad que hace un muy buen trabajo, la historia es atrapante hasta el final. Reune a muy buenos actores, entre ellos Morgan Freeman, John Ashton, Amy Ryan, Casey Affleck, Michelle Monaghan y Ed Harris.

Trata sobre la historia de un muchacho, Patrick Kenzie (Casey Affleck), que vive en un barrio de trabajadores de Boston. Este joven se dedica a encontrar gente que desaparece por problemas financieros (léase: deudas de juego y cosas similares) junto a su novia, Angie Genarro (Michelle Monaghan).

Un día, en forma misteriosa, desaparece una pequeña. La policía no tiene ninguna pista. Ya han pasado tres días de la desaparición cuando la tía de la pequeña Amanda McCready decide contratar a un investigador privado, más precisamente a Patrik.

Con pocos sospechosos y una historia muy intrincada, Patrik y su novia deberán develar el misterio que se esconde tras la desaparición, en el cual estan implicados drogaadictos, abusadores, contrabandistas y policías corruptos. La trama es muy tranquila hasta los último 20 minutos, cuando las sorpresas y sobresaltos no dejan de aparecer.
En fin, no la recomiendo como para ir al cine; sí para alquilarla y verla en tu casa, tirado en un sillón. Cuando termine seguramente se van a quedar discutiendo si lo que ocurre es correcto o no.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*